Información

Medicina egipcia antigua: estudio y práctica

Medicina egipcia antigua: estudio y práctica


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En Europa, en el siglo XIX d.C., un dispositivo interesante comenzó a aparecer en cementerios y cementerios: el mortsafe. Se trataba de una jaula de hierro erigida sobre una tumba para mantener el cuerpo del difunto a salvo de los 'resucitadores', más conocidos como ladrones de cuerpos. Estos hombres desenterrarían cadáveres recién enterrados y se los entregarían, por dinero en efectivo, a los médicos que desearan estudiar anatomía. La disección de un ser humano era ilegal en ese momento, y hasta la Ley de Anatomía de 1832 EC, los únicos cadáveres con los que un médico podía trabajar eran aquellos que habían sido ejecutados por delitos capitales.

Estos no proporcionaron a los médicos la cantidad de cadáveres ni la variedad de causas de muerte que necesitaban para comprender mejor la anatomía, fisiología y patología. Los médicos reconocieron que la mejor manera de tratar a un paciente era comprender cómo funcionaban juntos los órganos del cuerpo y qué podía afectarlos, pero se les negó el acceso. Estos médicos pagaron a los resucitadores grandes sumas de dinero a lo largo de los años por los cadáveres y lo más probable es que se hubieran sorprendido o incluso divertido al saber que, en el antiguo Egipto, la práctica de la disección era rutinaria, pero que nadie en el campo médico de la época. pensado para aprovecharlo.

Los embalsamadores del antiguo Egipto no discutían su trabajo con los médicos de la época, y los médicos nunca parecen haber pensado en preguntarles a los embalsamadores. Los médicos de Egipto curaron a sus pacientes mediante hechizos, técnicas médicas prácticas, encantamientos y el uso de hierbas y otras sustancias naturales. Su comprensión de la anatomía y la fisiología era débil porque aunque Imhotep (c. 2667-2600 a. C.) había argumentado que la enfermedad podía ocurrir naturalmente en sus tratados, la comprensión predominante era que se debía a elementos sobrenaturales. Un estudio de medicina interna, por tanto, se habría considerado una pérdida de tiempo porque la enfermedad le llegaba a una persona de fuentes externas.

La naturaleza de la enfermedad

Hasta el siglo XIX EC, el mundo no tenía comprensión de la teoría de los gérmenes. El trabajo de Louis Pasteur, confirmado más tarde por el cirujano británico Joseph Lister, demostró que la enfermedad es causada por bacterias y se pueden tomar medidas para minimizar los riesgos. Los antiguos egipcios, como cualquier otra civilización, no tenían tal entendimiento. Se pensaba que la enfermedad era causada por la voluntad de los dioses (para castigar el pecado o dar una lección a uno), a través de la agencia de un espíritu o espíritus malignos, o provocada por la presencia de un fantasma.

Se pensaba que la enfermedad era causada por la voluntad de los dioses (para castigar el pecado o dar una lección a uno), a través de la agencia de espíritus malignos o provocada por la presencia de un fantasma.

Incluso en los casos en los que un diagnóstico sugería alguna causa física definida de un problema, como una enfermedad hepática, por ejemplo, se pensaba que tenía un origen sobrenatural. Los textos médicos egipcios reconocen la enfermedad hepática pero no la función del hígado. De esta misma manera, los médicos entendieron la función del útero pero no cómo funcionaba ni siquiera su conexión con el resto del cuerpo de la mujer; creían que era un órgano con acceso a todas las demás partes del cuerpo. El corazón se consideraba la sede del intelecto, la emoción y la personalidad, mientras que se creía que el cerebro era inútil, a pesar de que existen casos documentados de cirugía cerebral. Se entendió que el corazón era una bomba y que las venas y las arterias movían la sangre a través del cuerpo, y la enfermedad cardíaca se diagnosticaba y trataba con medidas reconocibles en la actualidad (como cambiar la dieta), pero aún se pensaba que la causa principal de la enfermedad era provienen de agencias sobrenaturales.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Doctores famosos

Aun así, los médicos del antiguo Egipto eran muy respetados y por una buena razón: sus procedimientos parecen haber sido muy eficaces. Se sabe que los hititas pidieron a Egipto que les proporcionara médicos, como hicieron los asirios y los persas. Los griegos tenían una enorme admiración por las prácticas médicas egipcias, aunque no se tomaban muy en serio los aspectos mágicos del tratamiento. El médico romano Galeno (126 - c. 216 d. C.) estudió en Egipto en Alejandría, y antes que él, Hipócrates, el padre de la medicina moderna (c. 460-370 a. C.), hizo las mismas afirmaciones con respecto a la enfermedad que Imhotep tenía 2.000 años antes. .

Los hombres y las mujeres pueden ser médicos y algunos se mencionan por su nombre. Algunos de estos son:

Merit-Ptah (c. 2700 a. C.), médico jefe de la corte real y la primera mujer conocida por su nombre en medicina y ciencia.

Imhotep (c. 2667-2600 a. C.), el arquitecto del rey Djoser, quien también escribió tratados médicos y más tarde fue deificado como un dios de la medicina y la curación.

Hesyre (también conocido como Hesy-Ra, c. 2600 a. C.), jefe de dentistas y médico del rey; el primer dentista del mundo conocido por su nombre.

Pesehet (c. 2500 a. C.), supervisora ​​de mujeres médicas y posiblemente maestra en una escuela de medicina en Sais fundada c. 3000 a. C.

Qar (c. 2350 a. C.), médico real bajo el reinado del rey Unas de la sexta dinastía, enterrado con sus instrumentos quirúrgicos de bronce, que se cree que son los más antiguos del mundo.

Mereruka (c. 2345 a. C.), visir bajo el rey Teti de la sexta dinastía, cuya tumba en Saqqara está inscrita con más títulos que cualquier otro en los alrededores. Era el supervisor de los médicos del rey.

Ir-en-akhty (Primer Período Intermedio de Egipto, 2181-2040), cuya amplia gama de especialidades lo hace único en la historia médica egipcia. La mayoría de los médicos se especializaban en una sola área, mientras que Ir-en-akhty tenía muchos títulos.

Otros médicos son nombrados desde el Reino Medio (2040-1782 a. C.) hasta el Período Ptolemaico (323-30 a. C.), incluido el médico Cleopatra (no la famosa reina) que escribió textos médicos que son mencionados por escritores posteriores y fueron estudiados por Galeno. .

Magia y Medicina

Todos estos médicos practicaron una combinación de lo que hoy se consideraría medicina práctica y magia. Dado que la enfermedad proviene de fuentes sobrenaturales, era razonable concluir que el tratamiento sobrenatural era el mejor recurso. En la actualidad, uno puede mirar hacia atrás en estas creencias y prácticas con escepticismo, pero se las consideraba bastante efectivas y completamente prácticas en su día.

Los académicos y médicos de la época moderna no pueden justificar cuán efectivos fueron porque no pueden identificar positivamente los elementos, enfermedades y procedimientos mencionados en muchos de los textos. Algunas palabras egipcias no corresponden a ninguna planta u objeto conocido que se utilice en el tratamiento ni a ninguna enfermedad conocida. Aunque los médicos del antiguo Egipto no tenían una comprensión completa de las funciones de los órganos internos, de alguna manera lograron tratar a sus pacientes lo suficientemente bien como para que sus recetas y prácticas fueran copiadas y aplicadas durante milenios. Los griegos, especialmente, encontraron admirables las prácticas médicas egipcias. Platón menciona a los médicos egipcios en su Diálogos e incluso jura por ellos como si fuera un dios. Los griegos, de hecho, sirvieron como conducto a través del cual las prácticas médicas egipcias llegarían a una audiencia más amplia. La egiptóloga Margaret Bunson explica:

Los griegos honraron a muchos de los primeros médicos-sacerdotes egipcios, especialmente a Imhotep, a quien equipararon con su dios Asclepio. Sin embargo, cuando registraron las costumbres y procedimientos médicos egipcios, incluyeron la magia y los encantamientos utilizados por los sacerdotes que hacían que la medicina pareciera un aspecto trivial o supersticioso de la vida egipcia. Los hechizos mágicos eran de hecho una parte de la medicina egipcia ... sin embargo, los eruditos han reconocido desde hace mucho tiempo que los egipcios observaron cuidadosamente varias dolencias, heridas y deformidades físicas, y ofrecieron muchas recetas para su alivio. (158)

El dios Heka presidía tanto la medicina como la magia y su bastón de dos serpientes entrelazadas se convertiría en el caduceo de Asclepio de los griegos y, hoy, en el símbolo de la profesión médica. Sekhmet, Serket (también Selket), Nefertum, Bes, Tawawret y Sobek estaban asociados con la salud y la curación en un aspecto u otro, pero también lo eran diosas poderosas como Isis y Hathor e incluso aquellas con personalidades más oscuras, generalmente temidas, como Set o el dios demonio Pazuzu. Cualquiera de estas deidades podría ser invocada por un médico para ahuyentar a los demonios malvados, aplacar a los fantasmas enojados, rescindir su elección de enviar la enfermedad o generar energías curativas.

Tratos

Los tratamientos prescritos generalmente combinaban alguna aplicación práctica de la medicina con un hechizo para hacerla más efectiva. Por ejemplo, un ratón molido molido en un recipiente de leche se consideraba una cura para la tos ferina, pero un ratón molido en leche después de recitar un hechizo funcionaría mejor. Las madres atarían la mano izquierda de sus hijos con un paño santificado y colgarían imágenes y amuletos del dios Bes en la habitación para protegerse, pero también recitarían el Canción de cuna mágica que ahuyentaba a los malos espíritus.

Al mismo tiempo, hay una serie de recetas que no mencionan los hechizos mágicos. En el papiro de Ebers (c. 1550 a. C.), una receta para la anticoncepción dice: "Muela finamente una medida de dátiles de acacia con un poco de miel. Humedezca la lana de la semilla con la mezcla e insértela en la vagina" (Lewis, 112). El Papiro de Edwin Smith (c. 1600 a. C.) se centra en el tratamiento quirúrgico de las lesiones y, de hecho, es el tratado quirúrgico conocido más antiguo del mundo. Aunque hay ocho hechizos mágicos escritos en la parte posterior del papiro, la mayoría de los eruditos creen que son adiciones posteriores, ya que los papiros fueron utilizados con frecuencia más de una vez por diferentes autores.

El papiro de Edwin Smith es el más conocido por los procedimientos prácticos que abordan las lesiones, pero hay otros que ofrecen el mismo tipo de consejos para enfermedades o afecciones de la piel. Algunos de estos fueron obviamente ineficaces, como tratar las dolencias oculares con sangre de murciélago, pero otros parecen haber funcionado. La cirugía invasiva nunca se practicó de forma generalizada simplemente porque los cirujanos egipcios no la hubieran considerado eficaz. La egiptóloga Helen Strudwick explica:

Debido al conocimiento limitado de la anatomía, la cirugía no fue más allá del nivel elemental y no se llevó a cabo ninguna cirugía interna. La mayoría de los instrumentos médicos encontrados en las tumbas o representados en los relieves de los templos se utilizaron para tratar lesiones o fracturas que posiblemente fueron el resultado de accidentes sufridos por los trabajadores en los sitios de construcción monumentales de los faraones. Se utilizaron otros implementos para problemas ginecológicos y en el parto, los cuales fueron tratados extensamente en los papiros médicos. (454)

El papiro ginecológico de Kahun (c. 1800 a. C.) es el documento más antiguo de este tipo que trata sobre la salud de la mujer. Aunque se mencionan hechizos, muchas prescripciones tienen que ver con la administración de drogas o mezclas sin ayuda sobrenatural, como en las siguientes:

Examen de una mujer postrada en la cama, sin estirarse cuando la sacude,
Deberías decir de él 'son aprietos del útero'.
Debe tratarlo haciendo que beba 2 hin de bebida y que lo vomite de una vez. (Columna II, 5-7)

Este pasaje en particular ilustra el problema de traducir textos médicos del antiguo Egipto, ya que no está claro qué significa exactamente "no estirarse cuando lo sacude" o "apriete del útero", ni se sabe qué era la bebida. Este suele ser el caso de las recetas en las que una determinada hierba o elemento natural o mezcla se escribe como si fuera de conocimiento común que no necesita más explicación. La cerveza y la miel (a veces vino) eran las bebidas más comunes prescritas para tomarse con medicamentos. A veces, la mezcla se describe cuidadosamente hasta la dosis, pero otras veces, parece que se asumió que el médico sabría qué hacer sin que se lo dijera.

Conclusión

Como se señaló, los médicos del antiguo Egipto fueron considerados los mejores de su tiempo y frecuentemente consultados y citados por médicos de otras naciones. La escuela de medicina de Alejandría era legendaria y los grandes médicos de las generaciones posteriores debieron su éxito a lo que aprendieron allí. En la actualidad, puede parecer extraño o incluso tonto que la gente crea que un encantamiento mágico recitado sobre una taza de cerveza podría curar cualquier cosa, pero esta práctica parece haber funcionado bien para los egipcios.

Es totalmente posible, como han sugerido varios estudiosos, que el éxito del médico egipcio personifique el efecto placebo: la gente creía que sus recetas funcionarían, y así lo hicieron. Dado que los dioses eran un aspecto tan frecuente de la vida egipcia, su presencia para curar o prevenir enfermedades no fue un gran acto de fe. Los dioses de los egipcios no vivían en los cielos lejanos, aunque ciertamente también ocupaban ese espacio, sino en la tierra, en el río, en los árboles, en el camino, en el templo en el centro de la ciudad, en el horizonte, mediodía, puesta de sol, a través de la vida y hasta la muerte. Cuando se considera la estrecha relación que los antiguos egipcios tenían con sus dioses, no es de extrañar encontrar elementos sobrenaturales en sus prácticas médicas más comunes.


Una historia de aspirina

La aspirina, uno de los primeros medicamentos en ser de uso común, sigue siendo uno de los medicamentos más investigados en el mundo, con un estimado de 700 a 1,000 ensayos clínicos realizados cada año.

c3000 y ndash 1500 AC: El sauce es utilizado como medicina por civilizaciones antiguas como los sumerios y los egipcios. El papiro de Ebers, un antiguo texto médico egipcio, se refiere al sauce como un antiinflamatorio o analgésico para dolores y molestias inespecíficas.

c400 AC: En Grecia, Hipócrates administra té de hojas de sauce, que contiene el compuesto natural del que se deriva la aspirina, a las mujeres para aliviar el dolor del parto.

1763: La Royal Society publica un informe que detalla cinco años de experimentos sobre el uso de corteza de sauce en polvo y seca para curar fiebres, presentado por Edward Stone, vicario de Chipping Norton, Oxfordshire.

1828: Joseph Buchner, profesor de farmacia en la Universidad de Munich, Alemania, logra extraer el ingrediente activo del sauce, produciendo cristales amarillos de sabor amargo que él denomina salicina.


1830:
La salicina también se encuentra en la flor de reina de los prados por el farmacéutico suizo Johann Pagenstecher y más tarde por el investigador alemán Karl Jacob L & Atilde & parawig.

1853: El químico francés Charles Fr & Atilde & copyd & Atilde & copyric Gerhardt determina la estructura química del ácido salicílico y sintetiza químicamente el ácido acetilsalicílico.

1876: El primer ensayo clínico riguroso de la salicina encuentra que induce la remisión de la fiebre y la inflamación de las articulaciones en pacientes con reumatismo (Lanceta 18761:383).

1897: Mientras trabajaba para la compañía farmacéutica Bayer, el químico alemán Felix Hoffmann, posiblemente bajo la dirección de su colega Arthur Eichengr & Atilde & frac14n, descubre que agregar un grupo acetilo al ácido salicílico reduce sus propiedades irritantes y Bayer patenta el proceso.

1899: El ácido acetilsalicílico recibe el nombre de Aspirina de Bayer. La letra & lsquoA & rsquo significa acetilo, & ldquospir & rdquo se deriva de la planta conocida como Spiraea ulmaria (reina de los prados), que produce salicina, y & ldquoin & rdquo era un sufijo común utilizado para las drogas en el momento de la primera síntesis estable de ácido acetilsalicílico.

1950: La aspirina entra en el Guinness World Records por ser el analgésico más vendido.

1971: John Vane, profesor de farmacología en la Universidad de Londres, publica una investigación que describe el mecanismo de acción de la aspirina y rsquos (inhibición de la síntesis de prostaglandinas dependiente de la dosis) (Naturaleza Nueva Biología 1971231: 232). Posteriormente gana un premio Nobel (1982) por este trabajo, junto con Bengt Samuelsson y Sune Bergstr & Atilde & param.

1974: Los datos del primer ensayo controlado aleatorio de aspirina en la prevención secundaria de muerte por ataque cardíaco muestran una reducción en la mortalidad total del 12% a los 6 meses y del 25% a los 12 meses, pero los resultados no son estadísticamente concluyentes (BMJ 19741: 436).

1991 y 1993: Los resultados del CPS (estudio de prevención del cáncer) -II, un gran estudio de cohorte prospectivo de EE. UU., Confirman los beneficios de la aspirina para el cáncer observados en estudios observacionales más pequeños (NEJM 1991325: 1593 y Investigación sobre el cáncer 199353:1322).

1997: Los resultados del estudio CAST (ensayo chino de accidente cerebrovascular agudo) sobre el uso temprano de aspirina en 20.000 pacientes con accidente cerebrovascular isquémico agudo muestran que la aspirina iniciada temprano en el hospital produce un beneficio neto pequeño pero definitivo (Lanceta 1997 349:1641).

1998: Los resultados del ensayo HOT (tratamiento óptimo para la hipertensión) muestran que la aspirina reduce significativamente los eventos cardiovasculares importantes en pacientes hipertensos, con el mayor beneficio observado en la prevención de ataques cardíacos. La incidencia de hemorragias mayores no mortales fue dos veces más común (Lanceta 19983511755).

2005: Los resultados de WHS (estudio de salud de mujeres y rsquos), un gran ensayo de prevención primaria entre mujeres, sugieren que la aspirina reduce el riesgo de accidente cerebrovascular sin afectar el riesgo de ataque cardíaco o muerte por causas cardiovasculares (NEJM 2005352: 1293). El WHS fue realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard.

2009: Un metanálisis de la colaboración de ATT (autores de ensayos antitrombóticos) sugiere que la aspirina tiene un beneficio general sustancial en la prevención secundaria, pero en la prevención primaria, la aspirina tiene un valor neto incierto, ya que la reducción de los eventos oclusivos debe sopesarse frente a cualquier aumento de las hemorragias graves (Lanceta 2009373:1849).

2011: Un metanálisis de ocho ensayos clínicos encuentra que, después de cinco años de seguimiento, los participantes del ensayo que tomaron aspirina diariamente durante una media de cuatro años tienen un 44% menos de riesgo de morir de cáncer en comparación con los participantes que tomaron un placebo (Lancet 2011377: 31).

2013: Los resultados de seguimiento de la WHS confirman que el uso prolongado de aspirina en dosis bajas en días alternos da como resultado una reducción del 42% en la incidencia de cáncer colorrectal, y los beneficios comienzan a aparecer después de 10 años. Los resultados también muestran un mayor riesgo de hemorragia gastrointestinal y úlceras pépticas (Annals of Internal Medicine 2013159:77).

2014: Un metanálisis sugiere que el uso profiláctico a largo plazo de aspirina tiene un perfil de beneficio y daño favorable y conduce a una reducción drástica en la incidencia de cáncer de intestino, estómago y esófago (Annals of Oncology, en línea el 5 de agosto de 2014).

2015: Resultados esperados del estudio ARRIVE (aspirina para reducir el riesgo de eventos vasculares iniciales).

2018: Resultados esperados del estudio ASPREE (aspirina en la reducción de eventos en los ancianos) para determinar si los beneficios potenciales de la aspirina en dosis bajas superan los riesgos en personas sanas mayores de 70 años.


Recomendaciones bibliográficas

Antes o mientras observa el material de origen específico del área en la que está interesado, también debe echar un vistazo a la historia, la cultura y el idioma del antiguo Egipto.

  • Shaw, Ian (ed.): Oxford historia del antiguo Egipto, Oxford: Oxford University Press 2000 (Estudios de Asia y Oriente Medio 105.56)
  • Collier, Mark y Bill Manley: Cómo leer jeroglíficos egipcios: una guía paso a paso para aprender a ti mismo, Londres: British Museum Press 1998 (UL: North Wing, Floor 5: 813: 4.c.95.37)
  • Wilson, P. Jeroglíficos: una introducción muy breve. Oxford: Oxford University Press 2003

Para artículos sobre diversos temas de la cultura egipcia y bibliografías introductorias, consulte:

  • Donald B. Redford (ed.): La enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto, Oxford: Oxford University Press 2001 (UL: Sala de lectura: R510.28)

Recursos en línea

Una advertencia

Internet ha demostrado ser una forma fácil para que los egiptomaníacos distribuyan sus opiniones y los resultados de su "estudio" de la cultura del antiguo Egipto (a menudo insistiendo en que algunos egiptólogos conocidos están equivocados). Recomiendo atenerse a las páginas web que están respaldadas por una institución de educación superior. A continuación se enumeran algunos ejemplos.


Hombre Gebelein

Las momias bien conservadas revelan mucho sobre las creencias, la tradición, la estructura de una civilización en particular y la cultura del tratamiento de sus muertos. La famosa momia que fue encontrada en el sitio de Gebelein cerca de Tebas en Egipto, fue apodada como "Ginger" por su cabello rojo. Esta momia se llamaba oficialmente el Hombre Gebelein por el lugar donde fue encontrada.

Momias antiguas como el hombre de Gebelien pueden decirnos mucho sobre la cultura predinástica. También puede arrojar luz sobre las causas de muerte, diversas enfermedades que pueden haber afligido a los antiguos egipcios. Un estudio reciente sugirió que el hombre de Gebelein probablemente fue asesinado. Esto fue evidente en la tomografía computarizada en el Hospital Cromwell en Londres que las costillas, el hueso del hombro del hombre de Gebelien estaban dañados y había una marca en la carne de la espalda que indica que fue apuñalado por la espalda con una cuchilla de cobre. Así, las momias bien conservadas y los entierros intactos nos ayudan a conocer las tradiciones ancestrales, la cultura practicada hace miles de años.


Artículos de aromaterapia

Era prehistórica: La aromaterapia comparte una historia temprana común con la medicina herbal, de la cual es parte. Esta es una historia que se extiende miles de años en el pasado prehistórico y narra la antigua relación entre los seres humanos y las plantas. Se ha interpretado que la evidencia arqueológica de los entierros de la cueva de Shanidar en Irak indica que los neandertales de la zona enterraban a sus muertos con flores hace más de 50.000 años. Esta inferencia se hizo a partir de la presencia de polen de flores de varias especies, incluida la milenrama, que se encontró con los restos esqueléticos, concentrados alrededor de la cabeza. La cantidad de polen encontrada para algunas de las especies sugirió fuertemente que se habían colocado flores enteras en el entierro, pero ha habido un animado debate en el campo de la arqueología sobre si el polen podría haber sido llevado al entierro por roedores, por lo que este más antiguo la evidencia del uso ritual de plantas sigue siendo especulativa.

La evidencia arqueológica del uso ritual y medicinal prehistórico de plantas por parte de los humanos es fragmentaria, especialmente antes de la era neolítica (aproximadamente 9000 a 3000 a. C.). La mayoría de las plantas con el historial de uso más largo documentado son de naturaleza psicoactiva. En Texas y el noreste de México, por ejemplo, los arqueólogos han documentado una historia de uso de plantas psicoactivas que se remonta a hace 10,500 años. Las plantas psicoactivas tienen una larga historia de uso en forma de humo con fines rituales y medicinales y en este se encuentra el precursor más temprano de la aromaterapia. En las culturas tradicionales, el humo de las plantas todavía se usa ampliamente en los rituales de limpieza y se cree que lleva mensajes al mundo de los espíritus, por eso los nativos americanos queman hierba dulce y salvia, los hindúes queman sándalo y los nativos sudamericanos queman madera de palo santo. La misma creencia subyace en la quema de incienso en las iglesias católicas que ha continuado en los tiempos modernos.

Era histórica antigua: Los registros escritos más antiguos que documentan el uso medicinal de las plantas provienen de los antiguos sumerios que vivieron en Mesopotamia desde el 5500 a. C.

Mantuvieron extensos registros escritos en tabletas de arcilla que registran las plantas que usaban, para qué las usaban y sus métodos de preparación y las dosis. La medicina aromática era muy apreciada y se han encontrado vasijas en sitios sumerios que se cree que se utilizaron para la extracción primitiva de aceites esenciales. En este método, se llenaban macetas de barro con material vegetal que luego se cubría con agua, se introducía un material absorbente, probablemente lana, en la abertura y luego se calentaba la maceta. A medida que el agua caliente se convirtió en vapor y ascendió hacia la abertura del frasco, los aceites esenciales quedaron atrapados en la lana, que luego podría exprimirse para producir una mezcla de agua y aceite esencial que habría sido similar a los hidrosoles actuales. Lo más probable es que este producto también hubiera contenido al menos un poco de lanolina de la lana.

Más tarde, los babilonios, que vivieron en la misma área general desde aproximadamente 3000 o 2000 a 600 a.C., también dejaron registros que detallaban el uso de plantas aromáticas y otras hierbas medicinales, incluidas plantas psicoactivas como la datura, el cannabis (controvertido), claviceps, mandrágora y amapola.

Los babilonios fueron seguidos en el Creciente Fértil por los asirios (628 a 626 a. C.) quienes conservaron muchas de las tablas antiguas de los babilonios y también dejaron sus propios relatos. Lo que sabemos de esta asombrosa colección es que la enfermedad en ese momento se consideraba en gran parte obra de espíritus malignos o demonios y la forma más común y respetada de expulsar a estos demonios era la fumigación: fumar con hierbas aromáticas.

Todas las plantas productoras de aceite esencial se pueden colocar sobre brasas para producir humo fragante y algunas de las plantas que usaron de esta manera, además de los alucinógenos y narcóticos que acabamos de mencionar, fueron caléndula, manzanilla, hinojo, beleño, mirra, azafrán y cúrcuma. .

Había un gran comercio de plantas aromáticas en el mundo antiguo, la mayoría de las veces en forma de aceites, gomas y resinas. Los babilonios importaban incienso de África y quemaban alrededor de 57.000 libras al año. Los asirios quemaban alrededor de 120.000 libras al año en su fiesta anual de Baal.

Los egipcios eran los pueblos antiguos que probablemente son más famosos por el uso de plantas aromáticas y he visto informes de que utilizaron el mismo método de extracción de aceites esenciales que emplearon los sumerios. Hicieron un uso extensivo de resinas, plantas secas y aceites y pomadas infundidos. Entre las plantas aromáticas utilizadas por los egipcios para embalsamar, para rituales religiosos y para curar estaban el cedro, la mirra y el incienso. En el siglo XVII, las momias egipcias antiguas a veces se vendían y, de hecho, se destilaban para ser utilizadas como medicinas, porque incluso después de miles de años todavía estaban impregnadas con los residuos de estos aromáticos.

Los primeros relatos históricos del uso egipcio de aromáticos datan de aproximadamente el 4500 a. C., unos 1000 años más tarde que los sumerios. Sin embargo, el documento histórico más famoso que describe el uso de la medicina aromática por los egipcios es el papiro de Ebers encontrado cerca de Tebas en 1872. El papiro de Ebers fue escrito durante el reinado de Keops, alrededor del 2800 a. C., y describe el uso de más de 850 remedios botánicos. incluyendo mirra, incienso, mirto, gálbano y muchas otras hierbas aromáticas.

El uso de plantas aromáticas también ha sido importante en la tradición ayurvédica de la India y una parte del Rig Veda escrito alrededor del 4500 aC registra el uso de hierbas aromáticas.

Mucho más tarde, los griegos y los romanos hicieron un uso extensivo de las plantas aromáticas, quemándolas como fumigantes y utilizando los aceites infundidos como perfumes y como medicinas. A medida que el ejército romano se movía sobre Europa e Inglaterra, sus usos de plantas aromáticas se extendieron con ellos.

El desarrollo de la destilación: Es el desarrollo de verdaderas técnicas de destilación lo que marca las raíces históricas de la Aromaterapia, per se, y comienza a diferenciarla del resto de la medicina herbal. Sin embargo, la historia del desarrollo de la destilación no está clara y, a menudo, es controvertida. Me he basado en el conjunto seminal de seis volúmenes de Ernest Guenther, The Essential Oils (publicado originalmente en 1948), para gran parte de lo que se informa aquí sobre la historia de la destilación, pero algunos autores brindan información diferente sobre este tema. El mejor consejo que puedo dar a mis alumnos es que mantengan la mente abierta y simplemente sean conscientes de que las cosas no siempre se cortan y se secan.

El descubrimiento de la técnica moderna de destilación al vapor generalmente se atribuye al médico persa Aviecenna, quien vivió entre 980 y 1036 EC y logró destilar aceite esencial de rosa. Sin embargo, esto debe ser sospechoso, ya que hay evidencia que sugiere que las técnicas de destilación se estaban empleando mucho antes que la época de Avicena. Por ejemplo, el historiador griego Herodoto, que vivió entre 484 y 425 a. C., menciona el aceite de trementina y brinda información parcial sobre su producción.

Un punto que a menudo han pasado por alto los autores que relatan la historia de la aromaterapia es que hasta la Edad Media, la destilación se realizaba principalmente para obtener aguas de flores y los aceites esenciales no se separaban como un producto específico. De hecho, como señala Guenther, cuando el proceso resultó en una precipitación de aceites esenciales, como cuando el aceite de rosa cristaliza en la superficie del agua de rosas, el aceite esencial probablemente se consideró un subproducto indeseable.

No está claro quién desarrolló el proceso moderno de destilación de aceites esenciales. Sin embargo, Guenther dice que Arnald de Villanova, un médico que vivió en Cataluña (España) entre aproximadamente 1235 y 1311, hizo tal elogio de las cualidades curativas de las aguas destiladas que el proceso de destilación se convirtió en una especialidad de la cultura medieval y post-medieval. Farmacias europeas. En el siglo XIII, los aceites esenciales eran ampliamente utilizados en Europa por quienes podían pagarlos. Fueron utilizados como fragancias por la nobleza y era una costumbre popular de la época impregnar los guantes finos con aceites esenciales. Los médicos de la época creían que estar rodeados de olores agradables les daría protección contra muchas enfermedades, especialmente la peste, ya que se observó que muchas personas que trabajaban con aceites esenciales, como los trabajadores de la perfumería y los fabricantes de guantes, no sucumbían a la enfermedad.

Cien años después, los alquimistas europeos del siglo XV, incluido Paracelso, continuaron perfeccionando el proceso de destilación y agregaron muchos aceites esenciales nuevos, que comenzaron a ser más utilizados como perfumes. En el siglo XVI, la industria del perfume era una de las más importantes de Europa.

En el siglo XVI, la producción de aceites esenciales se generalizó y muchas casas señoriales en Inglaterra y Europa todavía tenían salas dedicadas a la producción de aguas de flores y aceites esenciales para usos domésticos y medicinales.

Desde el siglo XVI hasta principios del siglo XIX, la medicina a base de hierbas en general, y la medicina aromática en particular, continuaron expandiéndose y, por supuesto, las medicinas a base de hierbas, incluidos los aceites esenciales, fueron las únicas medicinas que teníamos hasta el siglo XIX. A medida que las drogas sintéticas se convirtieron en el estándar de oro para el tratamiento de enfermedades de la medicina occidental y la industria farmacéutica se convirtió en la fuerza poderosa que es hoy, las medicinas a base de hierbas de todo tipo quedaron en el camino en la mayoría de los países desarrollados (China es una excepción notable). Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de la población mundial todavía depende en gran medida de las medicinas tradicionales basadas en plantas medicinales y aromáticas y, para muchas personas en los países en desarrollo, las medicinas a base de hierbas siguen siendo las únicas medicinas disponibles. En muchos casos, las hierbas se usan hoy en día de la misma manera que hace cientos e incluso miles de años y, en algunos casos, estas medicinas antiguas tienen aplicaciones en el tratamiento de una amplia gama de enfermedades como el cáncer, las infecciones, los cálculos renales y muchas más. otros que no son igualados por los medicamentos farmacéuticos.

Dr. poder es neuropsicóloga jubilada certificada por la junta y ex profesora adjunta de Cirugía / Neurocirugía en el Medical College of Georgia, donde realizó un mapeo cortical intraoperatorio con el renombrado neurocirujano Herman Flanigan, MD Tiene más de 20 años de experiencia clínica tanto en pacientes hospitalizados como en out-patient settings and during her years of practice has also been both a practitioner and student of alternative healing methods, including herbal medicine, aromatherapy, Reiki, Chinese Medicine, and other energetic healing systems. Her extensive formal training and experience in the olfactory and limbic systems of the brain give her a unique qualification for understanding the actions of essential oils in the body. Dr. Power, founder of one of the earliest essential oil companies in the U.S. to specialize in therapeutic quality essential oils, is now a clinical consultant for Artisan Aromatics as well as an internationally known writer and teacher in the fields of aromatherapy and alternative medicine. Her approach to aromatherapy weaves together her solid scientific training and strong clinical skills with a holistic philosophy that honors body, mind and spirit. Dr. Joie Power is also the author of The Quick Study Guide to Aromatherapy and numerous published articles on aromatherapy and related topics.

Keep up with what's going on at The Aromatherapy School and receive interesting articles on Aromatherapy and Essential Oils.
Sign up for The Aromatherapy School Newsletter: Subscribe


Doctors and other healers

The ancient Egyptian word for doctor is "swnw". There is a long history of swnw in ancient Egypt. The earliest recorded physician in the world is also credited to ancient Egypt: Hesyre, “Chief of Dentists and Physicians” for King Djoser in the 27th century BC.[5] The lady Peseshet (2400 BC) may be the first recorded female doctor: she was possibly the mother of Akhethotep, and on a stela dedicated to her in his tomb she is referred to as imy-r swnwt, which has been translated as “Lady Overseer of the Lady Physicians” (swnwt is the feminine of swnw).

There were many ranks and specializations in medicine. Royalty had their own swnw, even their own specialists. There were inspectors of doctors, overseers and chief doctors. Known ancient Egyptian specialists are ophthalmologist, gastroenterologist, proctologist, dentist, "doctor who supervises butchers" and an unspecified "inspector of liquids". The ancient Egyptian term for proctologist, neru phuyt, literally translates as "shepherd of the anus".

Medical institutions, so called Casas de vida, are known to have been established in ancient Egypt since as early as the 1st Dynasty. By the time of the 19th Dynasty their employees enjoyed such benefits as medical insurance, pensions and sick leave [6].


General Overviews

The heightened interest in ancient medicine during the 20th century, especially in England, has resulted in a number of new introductory works. The classic account of Edelstein 1967 is still valuable, despite its date. Van der Eijk 2011 is a very accessible and brief summary of the most recent research. King 2001 has composed a broad and short overview that is easily accessible for students. Bynum 2008 offers instructive survey of the entire history of medicine. Its account of humoralism is nuanced and clear. Boudon-Millot, et al. 2007, a collection of essays dedicated to Jacques Jouanna, supplies ready access to French scholarship in the second half of the 20th century. Nutton 2013 is the single most authoritative account on ancient medicine and serves as a constant reference point for primary and secondary literature. Michaelides 2014 is a far-ranging volume of diverse essays, ideal for more advanced research. Ferngren 2014 brings together a wealth of evidence in a volume focused on the interplay between medicine and religion in Antiquity.

Boudon-Millot, Véronique, Alessia Guardasole, and Caroline Magdelaine, eds. La science médicale antique: Nouveaux regards études réunies en l’honneur de Jacques Jouanna. Paris: Beauchesne, 2007.

An important collection of essays dedicated to the preeminent French-speaking authority on ancient medicine, Jacques Jouanna. The volume begins with a complete list, eighteen pages in length, of Jouanna’s contributions to the study of ancient medicine, an invaluable resource.

Bynum, William. The History of Medicine: A Very Short Introduction. Oxford: Oxford University Press, 2008.

Broad introduction to medicine that stretches from Antiquity to the present. This short and accessible work is ideal for one new to the study of the history of medicine. Each chapter is thematically arranged: bedside, library, hospital, community, laboratory, and modern world. The first chapter contains a helpful introduction to Hippocratic humoralism and Galenic physiology. Succinct bibliography of essential literature.

Edelstein, Ludwig. Ancient Medicine: Selected Papers of Ludwig Edelstein. Edited by Owsei Temkin and C. Lilian Temkin. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1967.

A classic study that brings together the most salient of Edelstein’s essays. Although much of his work is now outdated, Edelstein greatly advanced the study of ancient medicine in the 20th century. His papers continue to serve as a foundation for new study.

Ferngren, Gary B. Medicine and Religion: A Historical Introduction. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2014.

A detailed account of the ancient role of religion in therapy. Ferngren draws upon a broad geographical area to illuminate the diverse ways in which religious traditions conceptualized and treated the ailing body. The concluding endnotes with bibliography are quite helpful.

King, Helen. Greek and Roman Medicine. London: Bristol Classical, 2001.

A brief introductory textbook. King offers a succinct description of medical theory and practice in the classical world for the non-specialist. She also supplies helpful suggestions for further reading and study.

Michaelides, Demetrios, ed. Medicine and Healing in the Ancient Mediterranean World. Oxford: Oxbow, 2014.

New and essential resource that includes forty-two essays that cover almost every aspect of ancient medicine in the Mediterranean world. Topics include surgery, pharmaceuticals, skeletal remains, the cult of Asclepius and incubation, medicine and archaeology, and individual authors and schools of medical thought. A concluding section takes up the reception of medical theory and practice in later Byzantine, Arab, and Latin sources.

Nutton, Vivian. Medicina antigua. 2d ed. New York: Routledge, 2013.

The definitive introduction to ancient medicine from the definitive authority. If one could only own a single volume on ancient medicine, this would be the choice. Nutton’s command of the field and presentation of the material make this work indispensable.

Van der Eijk, Philip. “Medicine and Health in the Graeco-Roman World.” En The Oxford Handbook of the History of Medicine. Edited by Mark Jackson, 21–39. Oxford: Oxford University Press, 2011.

Brief introduction to Greco-Roman medicine from one of the leading scholars in the field. Van der Eijk surveys recent significant developments and offers numerous bibliographic references.

Los usuarios sin una suscripción no pueden ver el contenido completo en esta página. Suscríbete o inicia sesión.


Magical Hymns from Roman Egypt A Study of Greek and Egyptian Traditions of Divinity

This interdisciplinary study investigates the divine personas in the so-called magical hymns of the Greek magical papyri which, in a corpus usually seen as a significant expression of religious syncretism with strong Egyptian influence, were long considered to be the 'most authentically Greek' contribution. Fifteen hymns receive a line-by-line commentary focusing on religious concepts, ritual practice, language and style. The overarching aim is to categorise the nature of divinity according to its Greek or Egyptian elements, examining earlier Greek and Egyptian sources and religious-magical traditions in order to find textual or conceptual parallels. Are the gods of the magical hymns Greek or Egyptian in nature? Did the magical hymns originate in a Greek or Egyptian cultural background? The book tries to answer these questions and to shed light on the religious plurality and/or fusion of the two cultures in the treatment of divinity in the Greek magical papyri.

  • The first interdisciplinary study of the magical hymns of Graeco-Roman Egypt
  • Provides detailed commentaries on fifteen of the most important hymns
  • Provides an important reassessment of the cultural and religious background of the magical hymns

Blog Post 3 – Evolution of Ancient Egyptian Medicine

The most prolifically discussed sources for evidence of medical practices come in textual forms. Those of particular importance being the Kahun Gynecological Papyrus, los Papiro de Edwin Smith, y Ebers Papyrus. In all of these papyri, some better preserved and complete than others, one can find the accounts of medical practitioners as they discuss the methods for diagnosis and treatment of various illnesses and injuries. However, often neglected by the more historically based approaches of Egyptology, there is also abundant bioarchaeological and related archaeobotanical evidence for a multitude of medical interventions and prolonged care for the disabled. This research paper will aim to discuss and analyze this archaeobotanical and bioarchaeological evidence, with the historical support of the textual evidence mentioned previously, to gain a better understanding of how medical practices in ancient Egypt evolved over time, spanning from the Old Kingdom into the Late Period.

Medical treatments in ancient Egypt are multifaceted and diverse, covering everything from more external and holistic medical practices to much more invasive surgeries. Of note in the bioarchaeological record, the presence of dental caries and abrasion, often due to small amounts of sand that was not fully removed from the food through processing, became much more abundant beginning in the Old Kingdom regardless of social status. Like many of the treatments for a multitude of ailments, it is believed that most early dental treatments were based on ritualistic or herbal medicine in the Old Kingdom, which does not leave much of a presence bioarchaeologically. However, there is possible evidence for more invasive dental work such as forced dental extraction and possible fake tooth implementation in the more recent bioarchaeological record (Nunn). As exemplified by dental medicine, it is possible to see a movement towards and a rise in the amount of invasive medicinal interventions with the progression of time in the ancient Egyptian archaeological record.

Strong ideological influence over all domains of life throughout ancient Egyptian history is well-established, and this influence certainly holds in the realm of medicine as well. Through textual evidence in both papyri, hieroglyphs, and other visual representations it is known that many medical treatments were accompanied by some form of belief-influenced ritual, as briefly mentioned earlier. (Coppens 128) However, a focus on the simply ritualistic aspects of these practices ignores that the Egyptians seemed to have a keen understanding that injury and illness were also due to physical influences and contamination. Nonetheless, an understanding of them is important since much of the archaeobotanical evidence found is directly linked to these medicinal rituals. There is also evidence for some forms of herb-based pharmacology as methods of treatment.

Although some Egyptologists, archaeologists, and other researches of ancient Egypt believe that the study of medical evolution would be a fruitless effort due to the ideological conservatism of ancient Egyptians, there is much textual evidence to show that this conservatism did not prevent these medical practitioners from adopting and creating new techniques and course of treatment (Ritner 107-110). It is now crucial that this textual evidence be corroborated with the available archaeological evidence and the archaeological evidence be allowed to inform further discussions on Egyptian medicine. With this being the case, this paper will seek to aid the bridging of the gap between the oft discussed historical and textual evidence with the archaeological record.

COPPENS, FILIP, and HANA VYMAZALOVÁ. “MEDICINE, MATHEMATICS AND MAGIC UNITE IN A SCENE FROM THE TEMPLE OF KOM OMBO (KO 950).” Anthropologie (1962-), vol. 48, no. 2, 2010, pp. 127–132. JSTOR, JSTOR, www.jstor.org/stable/26292902.

Griffith, R. Drew. “Honeymoon Salad: Cambyses’ Uxoricide According to the Egyptians (Hdt. 3.32.3-4).” Historia: Zeitschrift Für Alte Geschichte, vol. 58, no. 2, 2009, pp. 131–140. JSTOR, JSTOR, www.jstor.org/stable/25598459.

Nunn, J F. Ancient Egyptian Medicine. Norman: University of Oklahoma Press, 1996. Print.


Comentarios

Sorry but an old mummy has little value, tissue-wise: and tissue IS necessary if you are going to try one of these new-fangled tests. You cannot go on height, or we would all be related.

Besides “Remember her who guarded her chastity-We gave her , and her son as a sign for all peoples”, and that’s from the Koran.

It of course refers to the Virgin Mary-given to us by God, and to her son “Jesus Christ” (Issa) BOTH of whom it is clearly stated and held in Catholic belief, were divine creations “Immaculate Conceptions”.

“Through Jesus Christ Our Lord AMEN”. It’s like nobody ever listened to the prayers they say by the billion every day, is it not?

These Pharoahs MAY have been incestuous, but you will need accurate very accurate DNA testing of tissue to prove it-proper tests, and even if these future new tests show consanguinity at a damning level, should they also have been direct divine descents (avatars are not ganmer IDs!!)

then quite obviously their genetics will be as identical as would be Our Lady and Jesus’.

AMEN. Who is Amen?? Wake up there people, do you REALLY seriously imagine that ordinary humans would have been deified and venerated and protected as was Sai Baba until his death in India a few years ago, had they been ordinary people??

New study presents evidence? This has been known for years as fact. I even watched a documentary on the Pharaos and their practices of marrying their own family members a couple of years ago.

Anyone interested in this subject should read Immanuel Velikovsky’s fascinating book, Oedipus and Akhnaton.

This book does not track the other Velikovsky books such as Worlds in Collision or Ages in Chaos, but stands alone as a detective story trying to find the origin of the Oedipus myth.

And I think he nails it perfectly, as do a lot of other scholars. The Greeks got much of their knowledge from the Egyptians, and Velikovsky shows how this story fits perfectly with Akhnaton.

Oedipuas means swollen leg, which if you look at the reconstructed picture of Tutankhamun, fits perfectly.


Ver el vídeo: Ciclo Cultural Virtual - Medicina Egipcia parte1 (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Desmond

    Siento mucho no poder ayudarte en nada. Espero que te ayuden aquí. No se desesperen.

  2. Gale

    En mi opinión, el tema es muy interesante. Da contigo Trataremos en PM.

  3. Donzel

    Claramente estaban equivocados ...



Escribe un mensaje